Qué hacer en La Habana (Cuba)

La Habana Cuba

Ya os compartimos unos consejos a tener en cuenta antes de viajar a Cuba, este precioso país de gente maravillosa. Una vez que estamos en Cuba, después de un viaje tan largo… ¿Cómo no vas a ir a La Habana? En las líneas siguiente, te damos ideas sobre qué hacer.

Nosotros fuimos en julio (temporada baja), hecho que tenéis que tener en cuenta porque muchos monumentos cierran para su mantenimiento… Aún así… ¡¡os contaremos lo que nosotros hicimos!!

Por último, deciros que existen muchísimas publicaciones en otros blogs que os hablarán seguramente mejor que nosotros de la planificación en la capital cubana, pero sí que os puedo decir que estuvimos en varios lugares (no muy turísticos) y donde nos lo pasamos de lujo. ¡Dejamos de ser turistas (con lo complicado que es en esta ciudad en concreto) para meternos de lleno en la cultura y en la juerga!

El Capitolio de La Habana

Este edificio se construyó en 1929 en centro Habana. Tiene una apariencia similar al Capitolio de los Estados Unidos (ubicado en Washington D.C.), pero es un poco más alto que éste (concretamente un metro más)

Recomendamos pasear por los alrededores de día y de noche. Es una zona muy bonita y llena de ambiente.

Cuando nosotros fuimos estaba cerrado al público, lo estaban restaurando y, nos dijeron los cubanos de la calle que se rumoreaba que lo estaban preparando como sede del Congreso Cubano.

Paseo por la ciudad en coche clásico

Esta, es una atracción muy recomendable. Ya que estamos en La Habana, hemos cogido un vuelo de no sé cuántas horas… ¿No vamos a darnos una vuelta por la capital cubana en un coche clásico? ¡Pues claro que sí!

Nosotros teníamos la casa cerca del Capitolio, allí hay una parada de taxis, cocotaxis, coches de caballos, coches clásicos y demás vehículos (que explicaremos ahora después).

Conocimos a » El Ché» como allí le dicen (rubio con el pelo largo). Recomiendo que subáis con él, ¡es un crack!. La verdad que nos hizo pasar un rato muy divertido.

Nos llevó a muchos sitios, entre otros:

Capitolio de La Habana

Monumento de José Martí y Plaza Cívica (donde podemos ver las caras del Ché Guevara – tan famosa en todas las fotos de amigos y visitantes del país)

Ché Guevara parque Cuba
Cienfuegos.Cuba
Monumento a Jose Martí. Cuba
Parque José Martí

Pasamos por la Necrópolis de Cristóbal Colón, fábrica de tabaco/puros oficial (parada incluida, por si queríamos comprar algo), el Bosque de La Habana (donde tomamos unos Mojitos):

Parque La Habana
Bosque de La Habana

Por último, nos dio un paseo por todo el Malecón:

Paseo por El Malecón
Paseo de vuelta por El Malecón de La Habana

Este último rato fue increíble… Imaginaos: coche descapotable, clásico, de los años 50, Marc Anthony a todo trapo y… ¡¡¡cantando a tope!!!

Todo eso, os puede salir por 20 euros (2 personas) y seguramente, si negociáis, por menos. Es cuestión de tener paciencia. Nuestro viaje duró unas 2 horas aproximadamente.

Consejo:

Aunque el ambiente sea bueno, el muchacho se porte de lujo con vosotros… ¡cuidado! cuando os lleven a algún lugar a consumir (bien sea beber mojito, comprar tabaco…). Siempre preguntad precios, antes de nada. Lo digo porque el mojito nos costó 5 euros, en España es un precio «normal», pero allí no es nada barato.

Otro de los motivos por el que me gusta comenzar el viaje con este tipo de actividades es porque al dar el paseo, te haces una idea de cómo es la ciudad y, sobre todo, apuntas mentalmente los sitios a los que quieres volver para ver mejor.

Paseo por la ciudad a pie

Por favor, nosotros siempre aconsejamos «patear» la ciudad lo máximo que se pueda. Así es cómo se conoce el lugar donde viajas. Te encuentras sitios que están fuera de las guías y blogs de viajes. Más adelante os decimos un par…

Os recomiendo andar por las calles: Obispo, Aguiar, O’Reilly, Cuba (todas están en la Habana Vieja); Paseo de Martí, El Malecón… Recorrer la zona sin prisas (ya depende del tiempo del que dispongáis). ¡Os encontraréis alguna que otra grata sorpresa!

También, hay que decir, que os daréis cuenta de las dificultades por las que pasan los cubanos. Igual que muestro estas fotos, hay muchas otras de casas en mal estado y gente viviendo en ellas. Pero aún así, veréis la alegría en sus calles y cómo la gente aprovecha cada momento. ¡Hemos aprendido mucho en este viaje!

Una calle que me gustó mucho es Teniente Rey, está cerca del Capitolio y es perpendicular al Paseo de Martí. No sé qué tiene que por la noche y de día… ¡Es muy bonita! además, tiene cafeterías y bares que están muy bien de precio (en otras publicaciones hablaremos de ellos). Uno que está cerca es el Patchanka (que te contamos ahora en el apartado de música en directo). ¡Mirad qué lindeza!

Paseo por la ciudad en CocoTaxi

Queríamos ir al Castillo del Morro, Faro del Morro y Fortaleza de San Carlos de La Cabaña. Ese día estuvimos buscando cómo ir: el taxi si nos esperaba, la verdad que nos cobraba un precio que no nos parecía bueno y además no nos dejaba casi tiempo para ver los monumentos. Fue nuestra experiencia, ya os digo, seguro que si tenéis paciencia, alguien os lleva sin problema.

Pasa una cosa, sólo se puede pasar desde La Habana Vieja hasta la zona del castillo de varias formas:

  • Por el túnel de La Habana: Sólo se puede en coche o autobús (nada de bicitaxi, ni cocotaxi…)
  • Por Regla y Casablanca, por carretera, rodeando la bahía
  • En barco. Hay barquitos que te cruzan la bahía desde La Habana Vieja hasta Casablanca o Regla.
Túnel de La Habana
Túnel de La Habana (Fuente: Google Maps)

Nosotros elegimos ir en Cocotaxi por carretera y la verdad que fue una pasada el viaje. Este viaje nos salió por unos 20€ (casi sin negociar el precio porque teníamos muuuuuucho sueño ese día, jeje). Íbamos 2 personas y la duración del viaje fue unas 2,30h. La verdad que no tuvimos prisa para verlo todo y disfrutamos mucho del camino. Os explico un poco lo que hicimos:

Cogimos el CocoTaxi enfrente del Gran Teatro de La Habana (al lado del Capitolio). De ahí pasamos por Regla y Casablanca. El viaje fue como unos 45 min para ir y unos 30 para volver. El conductor nos iba explicando todo cuánto veíamos y le preguntábamos, por eso tardamos mucho más en ir que en volver.

El Cristo de La Habana

Cristo de La Habana
El Cristo de La Habana

Cerca de Casablanca, este pueblo precioso de pescadores (y donde nos dejará una de las lanchas que nos cruza la bahía), se encuentra el Cristo de La Habana. Muy famoso en la zona y que nos brinda unas vistas únicas de la ciudad.

Vistas de Cuba
Vistas de La Habana Vieja desde el Cristo de La Habana

En la zona, a los mismos pies del cristo, hay un kiosko de madera donde vendían bebidas refrescantes. Por el camino también podías encontrar venta de fruta.

Enfrente, se encuentra La Cabaña del Ché Guevara, pero cuando fuimos estaba cerrado y no pudimos acceder. Fue el primer edificio que ocupó el comandante y dentro, en la actualidad, hay un museo.

La Cabaña del Che
La Cabaña del Ché. Museo

Fortaleza de San Carlos de La Cabaña

Desde el Cristo, avanzamos por esa parte de la Bahía para llegar hasta la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña. Antes, pasamos por una exposición de armas militares (Museo histórico militar) que se expone a la orilla de la carretera donde podremos ver cañones, aviones, misiles. A nosotros estos temas no nos gustan mucho, por lo que pasamos pero no hicimos ni fotos.

Una vez llegados a la fortaleza, los precios son los siguientes:

Hay muchas salas de exposiciones (armas españolas de la época colonial, máquinas de guerra, posibilidad de visitar unos túneles subterráneos que hay debajo de las murallas del castillo, etc.) y, sobre todo, las vistas a la capital. ¡Es impresionante!

Lo único, tened en cuenta el tiempo porque, dependiendo de la hora, necesitaréis una gorra o algo con lo que refugiaros del sol abrasante que puede que os haga.

Fortaleza de San Carlos cuba

Hay una costumbre, que explicaremos en una publicación posterior y es que a las 21h, todos los días, desde aquí, pegan un cañonazo que se escucha en todo el Malecón de La Habana. Esto simboliza el cierre de las puertas de la ciudad. Se hacía varios siglos atrás en el tiempo, en la época colonial. A partir de este momento, quien no estuviera dentro de los dominios quedaba a merced de los piratas o bandidos de la zona. Ceremonia del Cañonazo se llama.

Si te pilla en el castillo, podrás ver la representación de dicho cañonazo. Imagina a varias personas vestidas con trajes militares españoles de la época colonial y con antorchas, pólvora real, quemando un cañón y…. ¡PUMMMM!

Video del cañonazo, desde La Habana Vieja, justo enfrente del castillo.

Nosotros lo escuchamos desde el otro lado de la bahía, en La Habana Vieja.

El Faro del Morro

El faro está a unos metros del Castillo de San Carlos de La Cabaña y es una visita obligada. La entrada nos costó 200 cups por persona. Las vistas son espectaculares, ya que puedes subir al faro para divisar el horizonte y parte de La Habana.

Panorámica Faro del Morro
Panorámica desde el Faro del Morro

Música en directo

Como os podréis imaginar, la música en directo es algo común en Cuba. Otra cosa es el ambiente y el lugar dónde disfrutarla. Encontraréis muchos restaurantes o bares donde escuchar buena música, por la calle, por la calle también veréis músicos, etc. Este apartado ya depende del gusto de cada uno. Nosotros vamos a comentaros nuestra experiencia personal.

Música en la calle

Podrás ver músicos en la calle que estarán en ciertos lugares casi todos los días. Por ejemplo, en calle Obispo con calle Mercaderes, se encuentra la Mercería La Muñequita Azul, es un sitio típico donde siempre verás músicos tocando.

Merceria La Muñequita Azul
La Muñequita Azul. Calle Obispo con Mercaderes

Música en locales o bares

Este apartado posiblemente sea el más complicado, ya que depende de los gustos de cada uno y, sobre todo, del dinero del que se disponga. Yo os diré lo que nosotros hicimos (recordad que nadie nos patrocina ni tenemos interés ninguno de que vayáis a unos sitios u otros)

El Patchanka

Se encuentra en la calle Bernaza (muy cerca del Capitolio). Allí estuvimos comiendo con música en directo y a otro día, fuimos para probar los cócteles. Los precios no estaban mal y la atención muy buena. De hecho, el segundo día, tuvimos una conversación con la dueña del local (creemos que era la dueña) en la que aprendimos mucho sobre Cuba y los cubanos (o, por lo menos, nos dio su visión).

Aquí os dejamos un pequeño video:

El Jelengue de Areíto

Queríamos ver los estudios donde han grabado artistas de la talla de Elíades Ochoa, pero justo en esta época lo estaban arreglando y estaba totalmente desmantelado. Éste se llama Estudios Areíto (EGREM). La sorpresa fue que, justo al lado en un local llamado El Jelengue de Areíto, había un concierto de música cubana. Entramos y… ¡Sorpresa! no había turistas. Nos costó entrar 100 cups por persona. El concierto, ese día de rumba cubana, duró más de dos horas.

Este local se encuentra en la calle San Miguel con Campanario/Lealtad

Es una sala no muy grande pero con aire acondicionado y se escucha de lujo.

Dentro tenían bebida y comida mientras disfrutabas del espectáculo. ¡Toda una experiencia que recomendamos vivir!

La Bodeguita de Enmedio

¿Quién no conoce este local? Se encuentra muy cerca de la Catedral de La Habana, más concretamente en la calle Empedrado.

Pasamos varias veces por la puerta pensando que podría no ser barato, pero ¡oye! que nos dijeron unos compañeros españoles (turistas como nosotros), que el precio era normal y… ¡nos decidimos a ir a comer!. Efectivamente, comimos muy bien, perfectamente atendidos y con música en directo de fondo. ¡Todo un lujazo!

Luego, cómo no, nos echamos un mojito en la parte más conocida del lugar. ¡Tenemos otro video!

Catedral de La Habana

Otro lugar que nos gustó mucho y que queríamos dedicarle otro apartado fue la Catedral de La Habana. Sobre todo el entorno y la plaza. Tuvimos la «suerte» de que nos llovió allí, presenciamos una tormenta de esas que te pones empapado en dos segundos y medio. Al cabo de unos minutos, salió el sol y todo cambió totalmente… ¡Ese lugar es mágico!.

Catedral de La Habana
La plaza de la Catedral, después de una tormenta.

Por último, deciros que si queréis cambiar dinero, posiblemente esta plaza sea de los mejores sitios.

El resto te toca descubrirlo a tí…

En La Habana hay muchos atracciones y museos que visitar, ya te dejo el trabajo de investigar un poco más, porque sino no tiene gracia.

Lo que aquí os hemos explicado un poco, es quizás, lo que más nos gustó o llamó la atención. Así que… ¡Ánimo y a rumbeaaaaaaaaaaaar! ¡Asere!

(Visitada 33 veces en total, 1 visitas hoy)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.